Protección a madres trabajadoras

embarazo

El artículo 25 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales nos habla de la especial protección que se debe prestar a los trabajadores especialmente sensibles ante determinadas tareas y sus riesgos asociados.

Como ya sabemos, es el empresario quien debe de garantizar la protección de los trabajadores que, debido a sus características personales o su estado biológico sean especialmente sensibles a los riesgos que se deriven de su trabajo.

Por esto, el empresario deberá adoptar las medidas de protección que sean necesarias, donde se incluye la modificación, adaptación o incluso cambio de puesto de trabajo para el trabajador que presente dichas características. La Ley dirige esta especial protección a:

  • Trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos
  • Mujeres en situación de maternidad
  • Trabajadores menores de 18 años

Aquellas empresas que en su plantilla cuenten con uno o más trabajadores que tengan dichas características se verán obligadas a realizar una evaluación de riesgos específica, donde se deberán tener en cuenta las medidas de prevención y protección especiales resultantes de esta evaluación.

Por su parte el Artículo 26 de la Ley 31/95 apunta a la Protección de la maternidad, especificando las obligaciones del empresario al respecto:

  1. Realizar unaevaluación de los riesgos que tenga en cuenta la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que influyan de manera negativa en la salud y seguridad de las trabajadoras o del propio feto.
  2. Adoptar las medidas necesarias para evitar la exposición a dicho riesgo.
  3. Ante la imposibilidad de adaptar las condiciones o del tiempo de trabajo se solicitará un certificado a los Servicios Médicos del Instituto Nacional de la Seguridad Social o de las Mutuas y con el informe del médico del de cabecera o especialista que atiende a la trabajadora, deberá efectuarse un cambio de puesto de trabajo o función diferente de manera que sea compatible con su estado.
  4. De no existir tal puesto de trabajo la trabajadora podrá ser destinada a un puesto no correspondiente a su grupo o categoría equivalente, conservando el derecho las de retribuciones de su puesto anterior.
  5. Si el cambio de puesto no es posible, la empresa podrá promover el paso de la trabajadora a una situación de suspensión del contrato por riesgo durante el embarazo. Esta situación está contemplada en el artículo 45.1.d del Estatuto de los Trabajadores, y permanecerá en tal situación el tiempo necesario para garantizar la protección de su seguridad y de su salud.

Todo lo dispuesto en dicho artículo se tendrá en cuenta tanto en el periodo de gestación como en el de lactancia materna.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>