El manejo manual de cargas. MMC

lifting-24401_960_720

Una de las tareas más frecuentes en cualquiera de los sectores de actividad es la Manipulación Manual de Cargas, en adelante MMC. Debido a las diferentes consecuencias que puede tener la MMC en la salud de los trabajadores, desde la fatiga física hasta lesiones musculo-esqueléticas, esta tarea es objetivo principal de los prevencionistas.

La MMC está regulada en nuestro ordenamiento jurídico por el RD 487/1997, de 14 de abril, en él, concretamente en su Artículo 3, se establecen las obligaciones del empresario en dicha materia.

El mencionado apartado declara la obligación del empresario en evitar, siempre que esto le sea posible la MMC a lo largo del desarrollo de la actividad profesional. Entre las medidas que se mencionan nos encontramos con:

  • Automatización y mecanización de los procesos.
  • Utilización de equipos mecánicos controlados de forma manual.
  • Medidas organizativas que evitan la MMC: reorganización de procesos, diseño y organización de puestos de trabajo, etc.

Pero en ocasiones no podremos llegar a eliminar del desarrollo profesional la tarea de la manipulación manual de cargas, por lo tanto deberemos actuar con una serie de medidas preventivas que evitarán lesiones musculo-esqueléticas, golpes, cortes, etc.

Es obligación por tanto el dividir el proceso de MMC en dos fases: etapa previa y etapa de manejo.

A lo largo de la primera de las etapas, la etapa previa a la manipulación, el trabajador deberá en todo caso:

  • Examinar la carga para ver si tiene algún borde cortante, clavos, etc.
  • Una vez examinado, decidir cuál es la mejor forma de agarrarlo. Hay que tratar de agarrar firmemente el objeto, utilizando totalmente ambas manos, en ángulo recto con los hombros. Empleando sólo los dedos no podrá agarrar el objeto con firmeza.
  • Eliminar los obstáculos que existan en el camino que se va a utilizar para su transporte.
  • Saber con anterioridad dónde se tiene que dejar la carga.
  • Si es preciso, solicitar ayuda para levantar y transportar la carga (según el peso y el volumen, la carga deberá ser manipulada por dos personas).

En cuanto a la segunda de las etapas, la etapa de manejo de la carga, el trabajador se asegurará de:

  • Apoyar los pies firmemente para mantener el equilibrio.
  • Separar los pies a una distancia equivalente a la anchura de los hombros o aproximadamente de 50 cm uno del otro, para garantizar el equilibrio.
  • Doblar la cadera y rodillas para coger la carga.
  • Mantener la espalda recta durante el levantamiento.
  • Coger la carga manteniéndola lo más cerca posible del cuerpo, levantándola gradualmente con suavidad, estirando las piernas y manteniendo la espalda recta. De otro modo, la espalda estará sometida a una gran tensión y aumentará la presión de los discos intervertebrales.
  • No girar el tronco mientras se levanta o sostiene una carga pesada. De esta forma, disminuye el riego de lesión de la espalda.

Siguiendo las recomendaciones que nos traslada el Real Decreto 487/1997 los trabajadores y empresarios evitaremos muchas lesiones y trastornos para la salud.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>