¿CÓMO PLANTEARÁ ESPAÑA LOS OBJETIVOS DE LA CUMBRE DE PARIS?.

earth-216834_1920

Javier de Armentia Roldán. Master en Energías Renovables, Pilas de combustible e Hidrógeno.

Una vez finalizada  la Cumbre del Clima de París, la COP21, se aprobó un acuerdo global para luchar contra el cambio climático, apoyado y firmado 196 países del mundo. Algunos lo califican de acuerdo histórico y otro piensan que no es suficiente. Yo particularmente creo que es un buen acuerdo en base a los objetivos planteados, pero se queda un poco cojo a la hora de establecer las medidas a adoptar para lograr dichos objetivos, y es en ese punto donde dudo como lo afrontará España, y de la necesidad de apostar definitivamente por las energías renovables, con una legislación clara y definitiva.

Porque si hay algo que caracteriza el marco legislativo español sobre las energías renovables, es su enorme disgregación y fragmentación. Cada Directiva Europea que debe ser traspuesta al ámbito nacional sobre este asunto, se realiza normalmente tarde y mal, creando un marco normativo muy extenso que dificultan el desarrollo de estas energías. Resulta incomprensible que un país como España, con la cantidad de recursos disponibles, no disponga de una ley básica de energías renovables como así ocurre en otros países. Esta ausencia de una ley fundamental, viene acompañada de una gran dispersión normativa que generan una reiteración de conceptos y múltiples regulaciones jurídicas sin ningún tipo de coordinación entre las diferentes administraciones.

La mayor parte de las normas que existen en España sobre este tema no tienen categoría de ley, son infra-legales, abusándose de la figura del Real Decreto (norma jurídica con rango de reglamento que emana del poder ejecutivo con potestad reglamentaria) o del Real Decreto Ley (norma jurídica con rango de ley que procede del poder ejecutivo y es dictada en caso de extraordinaria y urgente necesidad), sin un modelo claro que puedan seguir las Comunidades Autónomas en su legislación autonómica, generando gran variabilidad normativa e inseguridad jurídica.

En definitiva, el caos que tiene España para la regulación de las energías renovables parece incompatible para su desarrollo, algo que se antoja fundamental para lograr los objetivos planteados en la Cumbre de Paris. Esperemos que una vez que han pasado las elecciones generales del 20 diciembre, el gobierno que se forme actue de forma decidida en este sentido, favoreciendo el desarrollo de este tipo de energías que aseguren un desarrollo sostenible y favoreciendo una política fiscal atrayente para los inversores. Un pais como el nuestro, no puede ser el admerreir de Europa en un tema tal fundamental como las energías renovables.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>